Protector solar químico vs físico (mineral) ¿Cuál es la diferencia y la mejor opción para tu piel?

Existen dos tipos de ingredientes en los protectores solares que van a ayudarnos a proteger nuestra piel frente a los efectos dañinos del sol, que pueden causar fotoenvejecimiento, quemaduras solares o daño celular en la piel, son los filtros físicos o minerales y los químicos. 

Desde Green Cornerss te contamos las diferencias principales entre ellos para que puedas seleccionar el mejor protector solar para tu piel y estilo de vida. 


¿Qué es un protector solar químico?

Un protector solar químico es un tipo de protector solar que utiliza filtros químicos para proteger nuestra piel frente a la radiación solar.

Estos filtros son moléculas capaces de absorber la radiación solar en la capa más superficial de la piel. Actúan captando la energía que recibimos del sol, la transforman en calor y se emite nuevamente como radiación térmica, siendo inofensiva para la piel. Requieren de 30 minutos para ejercer su acción, por lo que deben utilizarse con la debida antelación antes de la exposición solar.

Dado que pueden absorberse por la piel, presentan mayor riesgo de generar posibles intolerancias, irritaciones o dermatitis de contacto. Es por ello que no se recomienda su aplicación en niños menores de 2 años, pieles sensibles, pieles lesionadas o con quemaduras, etc.

Algunos de los filtros químicos más comunes son: benzofenona, avobenzona, octocrileno, homosalato, etc. 


¿Qué es un protector solar físico?

Un protector solar físico es un tipo de protector solar que utiliza filtros físicos, también conocidos como filtros minerales o inorgánicos, para proteger nuestra piel frente a la radiación solar. 

Estos filtros físicos actúan como una pantalla, no se absorben por la piel, ya que son capaces de reflejar y dispersar la radiación ultravioleta (UV). Cuando se aplican sobre la piel, estos minerales forman una capa protectora que actúa como escudo reflectante, desviando los rayos UV sin que puedan penetrar en la piel.

Este tipo de filtros son muy interesantes ya que, por su buena tolerabilidad, se pueden utilizar en todo tipo de pieles. Aunque especialmente se recomiendan para niños menores de 2 años, pieles sensibles (con intolerancia a filtros químicos, alergias, dermatitis atópica, rosácea, etc.), post tratamientos médico-estéticos (láser, peeling químicos, etc.) y cicatrices.

Los filtros físicos empleados son el óxido de zinc y el dióxido de titanio. 

Nuestro nuevo protector solar facial SPF50 contiene un 100% de filtros físicos o minerales, además de otros ingredientes antioxidantes, anti edad e hidratantes, que nos van a ofrecer una protección efectiva frente a las 4 radiaciones solares principales (UVA, UVB, luz azul e IR-A) y un toque de color, que nos da efecto buena cara, favoreciendo la luminosidad natural de la piel. 


¿Qué diferencia hay entre los filtros físicos y los químicos?

Tanto los filtros físicos como los filtros químicos proporcionan una defensa efectiva contra la radiación solar. A la hora de decantarse por uno o por otro, es importante considerar aspectos como la sensibilidad de la piel, necesidades específicas, a quién va dirigido (niños o adultos) y las preferencias cosméticas, para tomar una decisión correcta. A continuación, os contamos algunos aspectos que los diferencian.

  • En cuanto a su modo de actuación, como ya os hemos comentado, los filtros químicos absorben la radiación UV y la transforman en calor, es decir, actúan desde el interior. En cambio, los filtros minerales actúan como una barrera física, reflejando la radiación solar en lugar de absorberla. Esta característica hace que los filtros minerales sean especialmente atractivos para aquellos con piel sensible, ya que tienden a ser menos irritantes, mientras que los químicos presentan un mayor riesgo de intolerancias e irritaciones.
  • Los filtros físicos presentan una característica clave que los hace especialmente confiables, son fotoestables. Esto significa que no se degradan con la radiación solar, es decir, su efecto no disminuye con el tiempo. Aun así, es recomendable reaplicarlos cada 2 horas y después del baño o tras haber sudado para conseguir una mayor eficacia.
  • Los filtros químicos se caracterizan por su textura más ligera y fácil absorción en la piel, mientras que los filtros físicos podrían dejar un ligero residuo blanco. Pero, las formulaciones actuales han mejorado mucho este aspecto proporcionando a los filtros físicos una buena cosmeticidad, con una textura agradable y fácil de extender.
  • Actualmente, han surgido preocupaciones sobre posibles disruptores endocrinos en algunos filtros químicos que han generado debates sobre su seguridad a largo plazo. Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que pueden interferir con el sistema endocrino humano, afectando a la función hormonal y potencialmente contribuyendo a problemas de salud. Algunos estudios han sugerido que ciertos filtros químicos podrían tener propiedades disruptoras endocrinas, pero es importante destacar que la investigación sobre este tema todavía está en curso y no podemos obtener conclusiones claras sobre ello.

En conclusión, la elección entre filtros físicos y químicos en protectores solares implica considerar una serie de factores, como las preferencias personales, el tipo de piel o ciertas necesidades específicas. Aunque, sin duda, lo más importante es aplicar diariamente un protector solar de amplio espectro, que nos proteja frente a los cuatro tipos de radiación (UVB, UVA, infrarrojo y visible) y que tenga un SPF50, para garantizar una protección eficaz contra los daños solares y mantener la salud de tu piel.

Verónica Pastor Aracil

Graduada en Farmacia. Nº colegiado: 10159.. Departamento I+D+i Green Cornerss Care.

Verónica Pastor es graduada en Farmacia por la Universidad Miguel Hernández de Elche y está especializada en Cosmética y Dermofarmacia por un máster en CESIF. Tiene experiencia como farmacéutica adjunta en diversas farmacias.

Experiencia profesional

  • Farmacéutica en Farmacia Rafaela Vidal (Junio 2022 – Septiembre 2022). Atención al cliente y realización de asesoría de dermocosmética. Gestión de redes sociales (Instagram).
  • Farmacéutica adjunta en Farmacia Francisca Miralles (Junio 2023 – Septiembre 2023)
  • Prácticas en Hospital Universitario de Elda en la especialidad de Farmacia Hospitalaria (2022).

Formación

  • Máster en Cosmética y Dermofarmacia, CESIF (2022-2023).
  • Grado en Farmacia, Universidad Miguel Hernández de Elche (2017- 2022).

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados