Microbiota de la piel y cómo tratarla

Nuestra piel es mucho más que una barrera física, es el hogar de una comunidad diversa y activa de microorganismos, conocida como la microbiota cutánea. Mantener un equilibrio saludable en esta comunidad de microbios es esencial para conseguir el bienestar general.

En este artículo, vamos a explorar en detalle el fascinante mundo de la microbiota, su importancia para nuestra salud, y cómo podemos cuidarla para mantener una piel saludable.

¿Qué es la microbiota?

La microbiota es el conjunto de microorganismos que habitan en el cuerpo humano (superficie epidérmica y mucosas) desempeñando un papel fundamental en el funcionamiento del organismo, desde la digestión de alimentos hasta la protección de patógenos y la regulación del sistema inmunológico. Su composición es característica de cada mucosa y está adaptada a sus condiciones. 

El microbioma, que a menudo se suelen confundir estos términos, es el conjunto de los genomas de los microorganismos que habitan en un ambiente determinado.

Microbiota intestinal

La microbiota intestinal se refiere a la comunidad de microorganismos, principalmente bacterias, que habitan en el tracto gastrointestinal de los seres humanos. Desempeñan un papel fundamental en la salud y el bienestar digestivo.

Entre sus funciones destacan, la digestivo/metabólica y la defensiva/protectora. Se encargan de crear un entorno ácido para facilitar la digestión y absorción de nutrientes, además de protegernos frente a patógenos dañinos y regular la inflamación.

También es capaz de interaccionar con el sistema inmune para reforzar nuestra barrera intestinal y fortalecerla. 

Microbiota cutánea

La microbiota cutánea es el conjunto de microorganismos que habitan en la piel. Este conjunto de bacterias, hongos, virus y también parásitos, aunque parezca contradictorio, son beneficiosos para la piel ya que tienen una función protectora y defensiva frente al exterior. 

No toda la piel presenta las mismas características, por lo que la microbiota es característica y diferente según la zona del cuerpo de la que estemos hablando. 

Sus funciones principales son la protección frente a patógenos gracias a su pH ácido, la comunicación con el sistema inmunitario y la participación de dos procesos fisiológicos como son la cicatrización (regeneración celular) y la inflamación.

La microbiota de la piel puede verse afectada por un amplio número de factores, tanto propios del individuo como del entorno exterior. 

La genética se considera un factor determinante de la microbiota, ya que se ha observado diferencias entre individuos de diferentes orígenes. Otro factor a tener en cuenta es el género, siendo las mujeres las que presentan mayor diversidad en la microbiota. La edad también es un elemento determinante ya que las personas con edad avanzada presentan una microbiota más diversa.

En cuanto a los factores del entorno exterior, destaca el estilo de vida. La rutina de higiene y el uso de determinados productos acaban interfiriendo en la microbiota propia de cada persona. El uso de antibióticos, el tipo de parto, el área geográfica y el clima también son factores externos que influyen en la composición de la microbiota.

Es complicado establecer una composición de una microbiota normal, pero si conocemos que hay ciertas afecciones cutáneas en las que hay una alteración de la misma, como el acné o la dermatitis atópica.

Eje intestino-piel

El eje intestino-piel es un concepto que ha ganado importancia en la investigación debido a la comprensión de la conexión entre el sistema digestivo, la microbiota intestinal y la salud de la piel. 

El efecto modulador inmunitario de la microbiota intestinal se expande a tejidos distantes, como puede ser la piel y está relacionado con ciertas alteraciones dérmicas.

La microbiota intestinal es modificable a través de la dieta, y lo que comes puede afectar la salud de tu piel. Es importante tener unos buenos hábitos dietéticos que ayuden a reforzar la microbiota intestinal y así, ayudar a prevenir múltiples afecciones.

 

Consecuencias del desequilibrio de la flora cutánea

En condiciones normales, la microbiota cutánea se mantiene en equilibrio. Sin embargo, cuando este equilibrio se ve afectado por diversos factores (la genética, la edad, el estilo de vida) se produce una situación de disbiosis, en la que los microorganismos predominantes no son lo que se encuentran habitualmente. Esta disbiosis puede estar estrechamente relacionada con el desarrollo de afecciones cutáneas como la dermatitis atópica, la caspa o el acné.

Cuando se produce un desequilibrio en esta comunidad microbiana, la barrera cutánea se altera y no protege adecuadamente. Es decir, la piel se vuelve más vulnerable.

Además, la disbiosis cutánea puede contribuir a la inflamación crónica de la piel, lo que puede empeorar los síntomas y dificultar el manejo de algunas afecciones cutáneas inflamatorias.

Asimismo, también puede agravar la sequedad y descamación de la piel, ya que las bacterias beneficiosas desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la barrera cutánea y la hidratación. Este desequilibrio puede dar lugar a una piel seca y empeorar los problemas de irritación. 

También se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar alergias cutáneas y sensibilidad a ciertos productos o ingredientes irritantes para el cuidado de la piel.

 

Cómo cuidar la flora cutánea

Para preservar y cuidar la flora cutánea existen medidas prometedoras que ayudan a modular las alteraciones de la piel, a través de la modificación de su propia microbiota.

Una forma efectiva de cuidar y promover la salud de la flora es a través de la inclusión de prebióticos, probióticos y postbióticos en tu rutina de cuidado de la piel. Tienen un gran potencial para producir efectos beneficiosos en la piel manteniendo su equilibrio natural y promoviendo una piel más saludable.

Prebióticos

Los prebióticos son compuestos que actúan como alimento para las bacterias beneficiosas de la piel. Al proporcionar una fuente de energía a estos microorganismos “buenos”, estimulan su crecimiento y proliferación en la piel. 

Además, también tienen un impacto positivo en la barrera cutánea ayudando a fortalecerla, lo que es fundamental para mantener la piel a salvo de agresores externos y evitar la pérdida de humedad.

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que aportan beneficios a la piel al equilibrar la flora cutánea, compitiendo con las bacterias dañinas y desplazándolas. Se trata de un proceso fundamental para prevenir el crecimiento excesivo de patógenos y promover una piel saludable y equilibrada.

Un beneficio adicional es su capacidad para reducir la inflamación crónica de la piel y la reactividad excesiva, lo que es especialmente beneficioso para personas con afecciones cutáneas inflamatorias como la dermatitis atópica.

Postbióticos 

Los postbióticos son productos metabólicos bioactivos que resultan de los microorganismos. Contienen enzimas, proteínas, lípidos y azúcares, con acción beneficiosa en nuestro organismo.

Pueden ayudar a mantener un equilibrio en la microbiota, reducir la inflamación, mejorar la función barrera y promover una respuesta inmunológica adecuada. 

Nuestro champú de guisante para cuero cabelludo sensible contiene Pro-Renew Complex, un postbiótico que reequilibra la microbiota capilar, reduce el picor y favorece la renovación dérmica.

En Green Cornerss somos muy conscientes de los múltiples beneficios que tienen estos compuestos para la salud de la piel y la mejora de diferentes afecciones cutáneas y por eso trabajamos día a día en seguir investigándolos para ofreceros los mejores productos para el cuidado y la salud de vuestra piel.

Verónica Pastor Aracil

Graduada en Farmacia. Nº colegiado: 10159.. Departamento I+D+i Green Cornerss Care.

Verónica Pastor es graduada en Farmacia por la Universidad Miguel Hernández de Elche y está especializada en Cosmética y Dermofarmacia por un máster en CESIF. Tiene experiencia como farmacéutica adjunta en diversas farmacias.

Experiencia profesional

  • Farmacéutica en Farmacia Rafaela Vidal (Junio 2022 – Septiembre 2022). Atención al cliente y realización de asesoría de dermocosmética. Gestión de redes sociales (Instagram).
  • Farmacéutica adjunta en Farmacia Francisca Miralles (Junio 2023 – Septiembre 2023)
  • Prácticas en Hospital Universitario de Elda en la especialidad de Farmacia Hospitalaria (2022).

Formación

  • Máster en Cosmética y Dermofarmacia, CESIF (2022-2023).
  • Grado en Farmacia, Universidad Miguel Hernández de Elche (2017- 2022).

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados